Tras declararse el “estado de alarma”, los españoles esperan una orden de confinamiento total del gobierno

España amaneció hoy con la mayoría de los comercios cerrados, salvo supermercados, farmacias y quioscos, aunque aún mucha gente incumple con la indicación de permanecer en sus hogares, a la espera de que el gobierno ordene un confinamiento total tras declarar «estado de alarma».

El último balance oficial releva más de 5.753 contagios y 136 muertos, una sangría que no cesa a pesar de que se tomaron ya medidas restrictivas para la población, como la prohibición de eventos culturales y deportivos masivos, la suspensión de clases, y el cierre de centros para gente mayor.

En las últimas 24 horas se produjo un salto abrupto con la orden de cerrar bares, restaurantes y todos los comercios menos los que ofrecen servicios básicos como supermercados, farmacias y quioscos- para que la población esté informada-, y se urgió a los ciudadanos a no salir de sus casas.

Pero el tiempo es una variable clave en la lucha contra la propagación de este nuevo virus, ya que en el plazo entre que se adoptaron las medidas y se implementaron se contabilizaron 1.544 nuevos contagios.

Esta previsto que el presidente del gobierno, Pedro Sánchez, anuncie las medidas concretas que se aprobarán, y que incluyen limitaciones de desplazamiento, así como la movilizaciones de recursos públicos y privados, para ayudar a las familias y empresas.

Las autoridades regionales de Madrid, que concentra la mitad de todos los contagios del país, y Galicia, que hoy confirmó su primer víctima fatal por Covid-19, ordenaron por decreto cerrar todos los bares y comercios, medida que se percibió desde esta mañana con una imagen de desolación en las calles de la capital y zonas turísticas como la Catedral de Santiago de Compostela.

Permanecen abiertas también las estaciones de servicios y otras tiendas fundamentales para actividades productivas, como talleres y negocios de informática.

Uno de los puntos de tensión son los supermercados, donde se registran colas, en la mayoría de los casos manteniendo la distancia de seguridad recomendada de un metro entre cada personas.

Las autoridades, especialmente en la Comunidad de Madrid, llamaron a la «calma» y a respetar estas medidas, tras insistir en que los suministros y productos básicos están «garantizados».

Además, el presidente catalán, Quim Torra, anunció el confinamiento total en la norteña región de Cataluña, donde viven 7,6 millones de personas, aunque necesita de la orden del Ejecutivo central para materializar el cierre de puertos, aeropuertos y comunicaciones por ferrocarril.